La soja transgénica acumula glifosato y no es es equivalente a la soja común

26 febrero 2014 1 Por admin

descarga (1)Un artículo que fue aceptado en Diciembre de 2013 por la revista Food Chemistry y que será publicado en junio de 2014, refuta la noción de que los cultivos transgénicos son “fundamentalmente equivalentes” a sus homólogos tradicionales, noción en la que se basan las organizaciones nacionales e internacionales como la FDA norteamericana, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), y la Organización Mundial de la Salud (OMS), para declarar que los alimentos genéticamente modificados son seguros, sin haber hecho análisis adecuados del peligro que acarrean para la salud.

La investigación se denomina “Diferencias en la composición de los diversos tipos de soja en venta: el glifosato se acumula en la soja transgénica lista para el glifosato” (Compositional differences in soybeans on the market: Glyphosate accumulates in Roundup Ready GM soybeans): ver aquí, fue financiado por el Consejo de Investigación de Noruega y realizado por un grupo de investigadores noruegos y británicos: T.Bøhn, M. Cuhra, T. Traavik y otros, que analizaron las diferencias en la composición de 31 lotes de soja procedentes de Iowa, Estados Unidos, que comprendían tres tipos diferentes de soja:

-Soja modificada genéticamente y tolerante al glifosato (soja transgénica);

-Soja no modificada y cultivada utilizando el sistema de cultivo convencional “químico”;

-Soja no modificada y cultivada utilizando el sistema de cultivo orgánico.

Su análisis reveló los hallazgos siguientes:

“La soja orgánica demostró tener el perfil nutricional más sano, y contenía más azúcares como la glucosa, fructosa, sacarosa y maltosa, mucha más proteína total, zinc y menos fibra que la soja convencional y que la soja transgénica”.

“La soja orgánica también contenía menos grasas saturadas totales y ácidos grasos omega-6 totales que la soja convencional y la soja transgénica”.

“La soja transgénica contenía residuos elevados de glifosato y de ácido aminometilfosfónico (AMPA) (un promedio de 3,3 mg/kg y 5,7 mg/kg respectivamente), mientras que los lotes de soja convencional y orgánica no contenían ninguno de estos agroquímicos”.

Los investigadores resumieron sus hallazgos de esta manera:

“Utilizando 35 variables nutricionales y elementales diferentes para caracterizar cada muestra de soja, logramos diferenciar la soja transgénica de la convencional y de la orgánica sin excepciones, demostrando “la no equivalencia fundamental” en las características que presenta la composición de la soja “lista para la venta”.