Suscríbase a nuestro Boletín Semanal

Calendario

septiembre 2017
L M X J V S D
« Ago    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Hacia una prohibición efectiva del 2,4D

na20fo01Ante la decisión del Ministro de Agroindustria de la Provincia de Buenos Aires, Leonardo Sarquís, firmante de la Resolución a través de la cual se restringe en todo el territorio de la provincia de Buenos aires el uso del herbicida 2,4-D, en sus formulaciones esteres butílicos e isobutílicos, durante el período comprendido entre el 1°de octubre al 31 de marzo de cada campaña productiva

, deseamos realizar las siguientes aclaraciones:

1-  Los títulos de varios medios periodísticos escritos y portales de internet resultan engañosos dado que anuncian “se prohíbe el 2,4 D” cuando en realidad se restringe el uso de una parte de los principios activos, los esteres butílico e isobutílico, y solo durante una parte del año, el período de tiempo que transcurre entre  el 1/10 hasta el 31/3, de la misma manera que ya lo hicieron otras provincias Argentinas como Córdoba. Otras provincias, como Santa Fe, han avanzado aún más dado que se prohibió su uso y aplicación en todo el territorio de la Provincia durante todo el año, por cualquier medio y para cualquier tipo de cultivo.

2-  La medida comienza a instrumentarse a partir del año 2017, lo cual implica un uso libre durante este verano, aspecto que expone a intoxicaciones agudas y crónicas a trabajadores, productores y comunidades aledañas a donde se realizan las aplicaciones.

3-  La resolución no hace referencia a  las sales aminas del 2,4 D, lo cual representa que pueden seguir usándose. De esta manera  NO hay restricción para el uso de 2,4 D en general, sino para sus compuestos más volátiles y sólo en los meses históricamente más calurosos.

4-  Cabe recordar que El 2,4-D pertenece al grupo de los herbicidas orgánicos sintéticos llamados clorofenólicos o fenoxi. El 2,4-D funciona como un herbicida sistémico y se utiliza para controlar muchos tipos de plantas silvestres de hoja ancha, pastos y otras monocotiledóneas, plantas leñosas, plantas acuáticas. El 2,4-D es un polvo cristalino blanco. Existe en forma de escamas, polvo, polvo cristalino y en forma sólida

5- La mayor parte de los productos formulados con el principio activo 2,4 D registrado en la Argentina se encuentran clasificados en la clase II (moderadamente tóxicos) según la clasificación adoptada por el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) y Organización Mundial de la Salud (OMS);que sólo considera la toxicidad letal aguda, si mata en el corto plazo, pero no considera la toxicidad subletal, la crónica letal y subletal, si enferma o mata en el mediano y largo plazo, ni la sinérgica.

6- Existe suficiente información epidemiológica (1) que dan cuenta  de la posibilidad de producir síntomas y enfermedades como:

A nivel agudo, dolor del pecho y del abdomen, dolor de cabeza, irritación de la garganta y del pecho, náuseas, vómitos, mareos, fatiga, diarrea, pérdida temporal de la visión, irritación del tracto respiratorio, confusión, contracciones musculares, alcalinización de la orina, sensibilidad o rigidez, adormecimiento y cosquilleo, dificultades respiratorias, parálisis fláccida, sangrado e hipersensibilidad química, baja presión sanguínea, aumento de la temperatura corporal, pérdida del apetito

Por su parte, la exposición oral crónica (de largo plazo) al 2,4-D tiene efectos sobre el sistema nervioso central, la sangre, el hígado y los riñones, El 2,4-D es mutagénico en los sistemas de pruebas (humanas y animales).  Se demostró que el 2,4-D causa un aumento del número de espermatozoides anormales en los agricultores expuestos. El 2,4-D es además un alterador endocrino y puede interferir en el sistema hormonal y ponerlo en riesgo, con la posibilidad de causar muchos problemas graves, incluso cáncer. La Agencia Internacional de la Investigación sobre el Cáncer (que forma parte de la OMS) coloca a todos los herbicidas clorofenoxi, incluido el 2,4-D, dentro del Grupo 2B: posiblemente carcinogénico para los seres humanos.

A los problemas generados por la exposición a los plaguicidas formulados con 2,4-D se añade la posible contaminación por dioxinas generada de manera no voluntaria durante su producción industrial.

7- Será sumamente difícil realizar las acciones de monitoreo y control ya que puede ser adquirido y almacenado en cualquier época del año. Solo se podrá sancionar a aquellos sorprendidos “in franganti delito” o por denuncias, como sucede en la actualidad, de miembros de las comunidades afectadas.

8-  Denunciamos que a partir de las políticas públicas se continua apoyando un sistema productivo basado en monocultivos que dada su insustentabilidad requiere de la continua aplicación de herbicidas, insecticidas y  fungicidas.

9- La utilización continua de herbicidas, como el glifosato, ha determinado la aparición de resistencias genéticas entre las plantas silvestres, aspecto que ha determinado un incremento en el uso del herbicida 2, 4, D tanto en cultivos intensivos como extensivos.

10-  La generalización del uso del 2,4-D en la agricultura, tanto en sustitución de los formulados mucho menos efectivos del glifosato por la dominancias de los biotipos de malezas resistentes, así como por la generación y búsqueda de registro de variedades de cultivos resistentes, generan las condiciones de un nuevo ciclo de uso masivo de este pesticida químico mucho más peligroso para el ambiente y la salud de la población, y nuevamente la inevitable dominancia de los biotipos resistentes.

11-  Se debe tener presente que en la provincia de Bs. As , al igual que en otros territorios  de la Argentina, se continúan utilizando plaguicidas altamente peligrosos, prohibidos o restringidos en otros países, como fipronil, clorpirifos e imidacloprid , aspecto que demuestra total indiferencia hacia la protección  de la salud socioambiental.

12-  Reclamamos que mediante la aplicación del principio de precaución, consagrado en nuestra constitución Nacional, se proceda a la prohibición total del 2, 4 D en todas sus formulaciones, modos de aplicación y en todos los días de año en todo el territorio de la Nación Argentina. Existen alternativas no químicas que basadas en estrategias, prácticas y tecnologías de tipo agroecológico permiten producir de manera sustentable y viable sin el uso de ningún tipo de herbicidas.

 

Claudio Lowy por RENACE       /    Javier Souza Casadinho por RAPAL 

www.renace.net                                    www.rap-al.org

 

1 Bejarano  González, F., Harikrishan V.R., Usha S., Souza Casadinho, J., Rozas, M.E., Nivia, E., Ramírez, F., Cárcamo, M., González, H. (2007). 2,4-D, Respuestas a preguntas frecuentes. Razones para su prohibición mundial. RAPAM, RAP-ALL, IPEN. 1era Edición. Mèxico. Disponible enhttp://www.rap-al.org/articulos_files/El_2,4-D.pdf

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>