“No habrá paz social con minería en los territorios”

“No habrá paz social con minería en los territorios”

3 diciembre 2020 0 Por admin

“No habrá paz social con minería en los territorios”

Las organizaciones integrantes de la Red Nacional de Acción Ecologista (RENACE) acompañamos al pueblo de Chubut en su lucha frente a los lobbies políticos, gubernamentales y empresariales que buscan impulsar la megaminería en la provincia.

El gobierno provincial de Mariano Arcioni presentó un proyecto de zonificación minera que permitiría el avance de esta actividad en el 70% del territorio chubutense. Arcioni se ampara en el artículo 2do de la ley antiminera, sancionada en el año 2003, que establecía que debía presentarse una zonificación del territorio para la extracción de minerales bajo las modalidades de producción autorizada.

Por su parte, las asambleas y organizaciones socioambientales presentaron este año, por segunda vez, una iniciativa popular que busca ampliar los alcances de la ley 5001, prohibiendo la actividad minera en todas sus etapas (cateo, prospección, exploración, desarrollo, preparación, extracción, explotación y almacenamiento), así como también la vinculada a minerales nucleares como el uranio y el torio.

La postura del Gobierno Provincial y Nacional ha quedado clara al enviar el proyecto de Iniciativa Popular a varias comisiones, y la Zonificación a una sola, la de Recursos Naturales presidida por Carlos Eliceche, diputado del Frente de Todos, y quien, junto Jorge Bestene, intentaron activar la megaminería desde Buenos Aires en el año 2013, cuando el “Proyecto Navidad” estaba en pañales.

A pesar de las constantes movilizaciones populares contra la actividad megaminera, que no cesaron ni aún en pandemia, los representantes gubernamentales hacen oídos sordos a palabras que no son necias y desconocen que la megaminería en la provincia no cuenta con licencia social. El extractivismo, como política de estado actual y eje de las relaciones productivas, no puede tener lugar.

En efecto, expresamos nuestro más enérgico rechazo al tratamiento de la zonificación, al impulso de la megaminería en nuestros territorios y al avance sobre las conquistas sociales. El territorio, el agua y los bienes comunes son de los pueblos, no de las corporaciones.